Skip links

El final es el comienzo


3 kilometros antes de llegar a Orexa, una señal de trafico advierte: final del camino. Pero el camino, en Orexa, no ha hecho más que comenzar.

Orexa tiene hoy 126 habitantes. Dado el envejecimiento de la población, es una zona con peligro de ser despoblada. Es suficiente que en una sola generación la tasa de natalidad sea baja para tener unas expectativas de futuro poco prometedoras.

Frente a esa problemática, el Ayuntamiento de Orexa ha desarrollado un plan estratégico para la pervivencia del pueblo. Tras presentar ese plan a las instituciones, tanto a la Diputación Foral de Guipuzkoa como al Gobierno Vasco, consiguieron el suficiente apoyo para llevar a cabo el proyecto.

Una marca para sus habitantes

El ayuntamiento de Orexa quiere crear lazos, generar ilusión, que los habitantes de Orexa se sientan parte de este nuevo proyecto. Con la certeza de que la cercanía en los pueblos pequeños es un punto favorable, pero sabiendo que proyectos de este tipo exigen un trabajo continuo.

Sin habitantes no hay municipios, ellos son los protagonistas de este proyecto. Con esa idea como punto de partida, Sorland se acercó a los y las orexarras para crear una estrategia de marca pueblo. Una marca que se enraizara en valores propios como el paisaje, la agricultura y la lengua vasca, sin limitarse a convertirse en un reclamo turístico.

Iniciamos el análisis de marca con los habitantes de Orexa, los de toda la vida y los recién llegados. Después contrastamos esta auditoría con personas que conocen Orexa pero no son del municipio. Así identificamos las fortalezas y las debilidades, para crear la estrategia de marca y el posicionamiento.

Un posicionamiento a modo de inversión

En la carretera que parte desde Tolosa, cuando comienzas a hacer los 3 kilometros que van a Lizartza a Orexa, hay un cartel de trafico que advierte del “final del camino”. Invirtiendo ese concepto, creamos las directrices de la idea creativa para el nuevo posicionamiento: Orexa, bidea hemen hasten da. Orexa, el camino comienza aquí.

Comienza el camino para asegurar la subsistencia del municipio. El mismo plan de comunicación es el camino. Un pueblo pequeño que puede marcar el camino a otros. Porque creemos que labrando el camino los pequeños pueblos tendrán un futuro próspero.

Y a la vez, por qué no, comienza el camino para mostrar otro modelo y ser un buen ejemplo para las grandes ciudades, a la hora de realizar esos posicionamientos de identidad que tanto les cuestan.

Sin habitantes no hay municipios, ellos son los protagonistas de este proyecto. Con esa idea como punto de partida, Sorland se acercó a los y las orexarras para crear una estrategia de marca pueblo.

Una identidad de marca rural y actual

Con este posicionamiento acordado y creado, diseñamos la identidad de marca gráfica para reforzar ese posicionamiento. Moderno, mirando hacia el futuro, atractivo para los jóvenes, demostrando que un pueblo rural puede ser actual. Hemos utilizado y trabajado los colores que son conforman el paisaje del municipio y su entorno natural.

Tras crear la identidad de la marca creamos diferentes soportes: la señalética del municipio, la señalética y la decoración del bar de propiedad municipal, la papelería, nombre y señalética del hostal, diversos carteles, soportes para las fiestas del pueblo, la decoración del ayuntamiento, la adaptación de los canales de internet…

Desde Sorland os invitamos a escapar del ruido de las ciudades. A disfrutar el olor de los verdes pastos. A cantar en euskera mirando las faldas del Balerdi. Con todo esto se crea ese carácter único que nos empuja en ese camino. Bisitatu Orexa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies